lunes, 6 de abril de 2009

PNV, ¿adónde vas?

En estas semanas posteriores a las elecciones el PNV ha destapado sus peores modos de hacer política. Quiero pensar que no son sus "verdaderos" modos de hacer política y que se trata tan sólo de un berrinche temporal por haber perdido la lehendakaritza, pero tengo mis serias dudas. Hemos escuchado de todo: desde frases apocalípticas pretendiendo asustar a sus propios votantes con la llegada del mísmísimo demonio, hasta declaraciones de propiedad del país a las que sólo les faltaba la escritura ante notario, pasando por alusiones a la aplicación de la ley de partidos de la que ha sido el PNV el partido más beneficiado, al menos en número de escaños.

Y la cosa no ha quedado sólo en los dirigentes políticos sino que el tono utilizado en los noticiarios y tertulias de EITB ha sido igualmente agresivo y amenazante, más que si estuviéramos en periodo electoral. Por cierto, que no sé qué va a hacer el PNV en los próximos años sin medios de comunicación afines.

Por no hablar de la ruptura de relaciones con el PSOE en Madrid. A mí que me lo expliquen: lo que ayer era increíblemente bueno para Euskadi se ha convertido, por culpa del acuerdo entre PSE y PP para el Gobierno Vasco, en algo totalmente abominable. No tiene ningún sentido. O mejor dicho, sí tiene un sentido, pero es muy triste: parece que sólo cuando hay compensaciones partidistas merece la pena llegar a acuerdos.

No me gusta que gobiernen este país PSE y PP pero tampoco me gusta que el PNV se considere propietario de nuestras vidas. Creo que no les viene nada mal a estos/as señores/as una cura de humildad.

8 comentarios:

  1. Más vale tarde que nunca, sobre que digas esto, digo, siendo de EB.

    ResponderEliminar
  2. Sobre el comportamiento del PNV en la oposición habría sido difícil opinar antes del paso del susodicho a la oposición, ¿no te parece, M@k?

    Por cierto, ¿qué te parece nuestra paisana Quiroga como presidenta parlamentaria? Supongo que bien, ¿no? En la línea del cambio...

    ResponderEliminar
  3. A ver cuando un acuerdo estratégico de futuro con el PSE. Tener en cuenta que la derecha tiene el 57% de los parlamentarios.

    Si el PP quisiera, podría formar gobierno con el PNV y sería todo un rodillo para la izqierda vasca

    ResponderEliminar
  4. Ese acuerdo está hecho, anónimo, en cuanto el PSE dé algún síntoma de ser de izquierdas.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con que el PNV tiene una visión muy patrimonialista del pais, que es el suyo, yo diria que hace 20 años que ahora, cuando monto el regimen autonomico a semejanza de un batzoki: Ertzaintza, Eitb con Amatiño,..etc
    Pero siendo realista a visión patrimonialista no le ganan a PP y PSOE, han dejado claro que para ellos todo el que se salga del carril constitución española (según su interpretación autorizada) debe ser condeado al infierno

    ResponderEliminar
  6. Fernando: la posición del PNV de amo y señor de esta tierra la ha mostrado siempre.

    Y sí, Quiroga me cae bien. Cuando haga algo que me parezca mal, lo diré. ¿Prejuzgas porque sea lo que es? Bilbao también pertenece a un partido de derechas, y en mi opinión lo ha hecho bien.

    ResponderEliminar
  7. No prejuzgo, M@k. No me parece bien ni comparto sus posiciones ideológicas, pero lo que no entiendo, de verdad, cómo puedes hablar de otros "amos y señores" de la tierra sin fijarte en los herederos ideológico-económicos de los franquistas más carniceros, los fanáticos religiosos, yihaddistas católicos y demás compañeros de viaje del ala ultraconservadora del PP, que más que en el PP parece que están a su [extrema] derecha, con el yugo, las flechas y la bendición urbi et orbe de B16, eso sí, sin condón.

    Me llama la atención que te caiga tan bien Quiroga y tan mal los chicos del PNV.

    Por cierto, a mí también me cae bien ;-)

    ResponderEliminar
  8. M@k, lo primero que tengo que decirte es que no es la primera vez que tildo al PNV, o al menos a "un PNV", de patrimonialista. También debo decirte que en el Gobierno no tuve la sensación de estar con ese PNV.

    En cuanto al PSE, pues veremos que da de sí. No tengo mucha confianza. Supongo que dependerá también de qué PSE sea el que mande. Porque también he conocido dos PSE: uno más progresista, sin llegar a ser de izquierdas, y otro totalmente vendido a intereses privados. Y es que esa diferencia se percibe claramente en el mundo de la vivienda. Un partido puede despistar apoyando los matrimonios homosexuales (hatsa el PNV creo que los apoyó) pero cuando lo que está en juego es el bolsillo entonces se acabó el progresismo.

    ResponderEliminar

Dilo ahora o calla para siempre