jueves, 2 de abril de 2009

Gitano, me caes bien

Me caen bien. Los gitanos de Sestao me caen bien. Y no es que sea un ingenuo y no sepa de qué estoy hablando: tuve la suerte de participar en la puesta en marcha del plan para la regeneración de Sestao y sé muy bien de qué estoy hablando. Precisamente por lo complicado del asunto, y después de haber estudiado diversas experiencias de realojo de poblaciones gitanas en España (Gijón, Lleida, Madrid) diseñamos una estrategia propia cuyo pilar principal era la sociedad pública Sestao Berri, compartida al 50% entre el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de Sestao. Esa sociedad, en la que trabajan personas especializadas en procesos de realojo, ha realizado ya decenas de estos traslados en toda Euskadi sin que hasta la fecha se hayan producido situaciones como la de La Arboleda. Y os aseguro que no todas las familias realojadas eran "hermanitas de la caridad". Pero han conseguido hacerlo sin ruido porque vienen trabajando con esas familias desde hace años, las acompañan en el proceso de traslado y realizan después un seguimiento intenso no finalizando el trabajo hasta que tienen garantia de que todo está en orden: es decir, que la familia trasladada está integrada con normalidad en la nueva comunidad. Para ello, establecen una comunicación estrecha con la población de acogida, toman todo tipo de cautelas y aplican rigurosos protocolos de actuación. Es un trabajo que requiere, por una parte, una gran capacitación técnica y, por otra, una profunda dedicación vocacional. Por eso, me ha molestado sobremanera el modo en que los vecinos y vecinas de La Arboleda han reaccionado ante este traslado y las formas que han utilizado con los/as profesinales de Sestao Berri. Unos vecinos y vecinas, todo hay que decirlo, que viven en unas casas de VPO que el Gobierno Vasco les adjudicó hace no mucho tiempo. ¿Cómo pueden comportarse de forma tan insolidaria quienes gracias a la solidaridad de toda la sociedad y a la actuación de la misma institución encargada del traslado disponen de un techo en el que desarrollar su proyecto de vida? A la vista de esto, propongo que actitudes xenófobas como la de La Arboleda sean tipificadas en la nueva ley de vivienda como incompatibles con la permanencia en una vivienda pública, de modo que el desalojado sea el xenófobo y no la víctima de la xenofobia.

9 comentarios:

  1. Tu mismo en tu artículo los defines como "antisociales". Tal vez deberíamos meterlos en el portal de tu abuela. Así cuando la roben, le llenen de mierda la ropa del tendedero, y no se atreba a salir de casa, podrías ir a esplicarles, con calma que eso no se hace. Ha! y no se te olvide llevar una mascarilla para cuando visites a tu abuela! porque del terrible olor que habrá no podrás ni respirar. Por no decir que cuando tus hijos vayan a jugar a casa de su abuela, jugarán en un jardin lleno de compresas y chatarra. Tu no vistes el reportaje de factor humano de la etb2??. Yo sinceramente, de acuerdo que se hagan proyectos para que se adapten, pero en tu casa majo.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, Javi. Y respondiendo al valiente que se esconde tras el anonimato, yo estoy dispuesto a que esas personas vengan a vivir a mi barrio. De hecho, en casa de mis padres he convivido durante toda mi niñez y parte de la juventud con unas cuantas familias gitanas, ventana con ventana, balcón con balcón, compartiendo espacio de juegos y paseo. Y no pasó nada. La delincuencia y la falta de civismo no es monopolio de una raza ni de una nacionalidad. No hablo de teorías, sino de mi experiencia vital comprobada, que seguro que es la de much@s.

    GItano, a mí también me caes bien.

    ResponderEliminar
  3. primero a estos hijos de p... los echaron de retuerto ofreciendoles dinero (robaban a las amamas cuando venian del max center y con armas incluidas)despues los alojaron en otro barrio y paso igual,son malos,estan endemoniados y no es que sean gitanos ni negros ni blancos,son "ellos".Asi que dales tu direccion y te los llevas a tu casa y te deseo que te los quedes para siempre

    ResponderEliminar
  4. A cada uno le condenan sus propios actos

    ResponderEliminar
  5. Si de verdad es cierto que ese matrimonio no tiene ningun antecedente, si de verdad es cierto que no son mala gente, ¿por que han llegado esos comentarios a los vecinos de la Arboleda?. Aquellos que os atreveis a difundir en los medios de comunicacion que esta familia esta tan limpia, por que no publicais un certificado de penales y asi nos quedamos todos tranquilos. En mi opinion se estan haciendo demasiados esfuerzos por sacarlos de Sestao antes de acabar la legislatura. Tal vez sea posible que detras de todo esto la familia y los vecinos de la Arboleda no sean mas que unos instrumentos para desviar la atencion de una corrupcion Inmobiliaria en el que parte de la corporacion de sestao y parte del Gobierno Vasco hayan cobrado dividendos por unos terrenos para construir una zona limpia de chusma como la del barrio de Simondrogas y generalizo, pero seguramente que en ese barrio haya gente que sepa convivir pero seguramente esten alli por que no han tenido opcion de marcharse, lo digo por que conozco el barrio y si no que se lo pregunten a los policias municipales que trabajan en la subcomisaria sita en ese barrio que en muchas ocasiones ha tenido que permanecer cerrada por falta de personal ya que la mayoria de los agentes "estaban de baja" por eso digo gitano a mi me caes bien pero hay un sector de tu comunidad que no me cae tan bien y son aquellos que no quieren integrarse ni cuando les tiendes la mano y les das facilidades.

    ResponderEliminar
  6. JCD, de vez en cuando me encuentro con comentarios como el tuyo en el que se lanzan dudas sobre la honorabilidad de la gente. Me parece lamentable. Si tienes pruebas de algo ilegal llévalo al juzgado y si no, más vale que te calles. Las personas que hemos trabajado en el proyecto de regeneración de Sestao no sólo no buscábamos dividendos de ningún tipo sino que nos estábamos jugando nuestro prestigio personal y nuestra imagen política (me refiero a la de Ezker Batua) en una apuesta arriesgadísima. Y todo, ¿por qué? Pues porque después de décadas de abandono entendimos que no podía pasar un año más sin que las instituciones hicieran algo por remediar la situación sociourbanística más grave que tenía Euskadi. Y por eso dedicamos todos nuestros esfuerzos, y te aseguro que fueron muchos, a diseñar un plan que pudiera dar respuesta a ese grave problema. Un plan que tenía dos bases previas: el municipio de Sestao no podía soportar por sí solo la acumulación de marginalidad de los barrios de Rivas, Simondrogas, etc., lo que obligaba a realojar a parte de la población allí asentada en otros municipios; y los realojos debían realizarse de forma dispersa, de modo que no se volvieran a formar guetos. Porque, aunque también es lamentable el tono de los comentarios de anónimo, le reconozco un punto de razón si a lo que se refiere es a la vida en ese tipo de guetos. Por el contrario, si la actitud de la comunidad de La Arboleda fuera de acogida a la familia allí trasladada estoy seguro que en muy poco tiempo esa familia estará totalmente integrada con sus vecinos y vecinas como ya ha sucedido en otros lugares con familias incluso a priori más problemáticas . Todavía estamos a tiempo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Javi. Todas las energías volcadas en positivo sobre esta situación son bienvenidas. Muchísimas gracias
    pd: Por cierto. El certificado de penales esta en manos del ayuntamiento de Trapaga desde hace unos días y se mostró a prensa el mismo día.

    ResponderEliminar
  8. Me daria verguenza y no me gustaria vivir con vecinos que son capaces de tapiar puertas al estilo fascista y que pegan a personas trabajadoras sociales... les diría que si no quieren vecinos gitanos vayan a vivir a la Gran via, o Punta Galea o Getxo... a ver que les pareceria si los vecinos de ali, salieran a la calle y no los quisieran por ser obreros o inventarse que son delicuentes... diriamos que eran clasistas no?.. pues eso sois vosotros, racistas, clasistas y xenofobos...

    ResponderEliminar
  9. Pues yo tampoco los quiero en mi casa, ni en mi barrio ni en las cercanias,no es miedo es conocimiento y realidad

    ResponderEliminar

Dilo ahora o calla para siempre