domingo, 10 de noviembre de 2013

Revertir la sangría del paro: una responsabilidad de ciudadanía



La evolución del paro en nuestro entorno más cercano (el gráfico muestra datos de Bizkaia) en los últimos años es espeluznante. Las cifras, tanto para hombres como para mujeres, tanto para jóvenes como para personas de más edad, se han deteriorado continuamente. 


A esto debemos añadir el hecho de que la población activa (suma de personas con trabajo y personas que buscan trabajo) ha disminuido (los datos del gráfico son de Euskadi), especialmente en los últimos meses, como consecuencia probablemente de dos factores: la emigración de nuestros jóvenes para encontrar trabajo fuera y el regreso a sus países de parte de las personas inmigrantes llegadas en la última década. 

La situación es muy grave. Pero no solo porque el paro se ha más que duplicado, sino porque detrás de cada uno de esos números hay una persona, un/a conciudadano/a, a quien se le niega el derecho al trabajo, a quien estamos negando los medios para subsistir y vivir con dignidad. Hay una persona que pierde un puesto de trabajo y busca otro desesperadamente, hay un inmigrante que tiene que volver a su país con la cabeza baja, hay un joven que se va a Alemania, a Noruega, ... dejando atrás a su familia y amigos sin saber cuándo podrá volver. Y todos ellos, cada uno de ellos, es responsabilidad nuestra, tuya y mía, de las personas que aún disponemos de un trabajo y de unos ingresos para vivir dignamente.

Y ya es hora de que hagamos algo. Y no me refiero a las instituciones. Después de ver que solo en Bizkaia se han incorporado 60.000 personas a las listas del paro desde 2007 y que nadie ha dimitido por ello, no tengo ninguna duda de que no podemos confiar en las instituciones y quienes las dirigen. Ahora nos toca a nosotros/as, a los/as ciudadanos/as.

Y lo primero en lo que tenemos que pensar quienes aún tenemos trabajo es en nuestro entorno más cercano:

  • Tenemos la responsabilidad de evitar las horas extras, pagadas o no pagadas.
  • Debemos presionar a nuestros representantes sindicales, incluso participando en los sindicatos, para que impidan la eliminación de puestos de trabajo en empresas con beneficios, incluso cuando las condiciones ofrecidas por los propietarios sean razonables para quienes se van. Aunque habrá ocasiones en que el entorno haga difícil mantener el empleo, debemos considerar que no hay cosa más eficaz a medio plazo que dedicar recursos "ociosos" a  la innovación.
  • Debemos concienciar a nuestros/as compañeros/as de trabajo sobre el mantenimiento de los puestos de trabajo, incluso renunciando a parte de nuestra remuneración. 
En cuanto a la creación de empleo, pienso que debemos orientar nuestros esfuerzos y nuestros recursos al impulso a nuevas formas de economía. Ya escribí sobre esto en el apartado 4 de otro post. Además, las alternativas de crowfunding nos ofrecen todo un abanico de posibilidades de colaboración.




El PSOE vuelve a sus andadas populistas y de derechas

Acabo de leer el encabezamiento de una entrevista que hacen a Pérez Rubalcaba en El País. El texto dice así:

Terminando su discurso para la clausura hoy de la Conferencia Política del PSOE, que le gustaría titular: “La reforma fiscal del PSOE pretende que los parados se olviden de Hacienda"

Voy a ser claro desde el principio: el PSOE vuelve a sus andadas populistas y de derechas. A alguien puede sorprender esta afirmación, así que me voy a explicar.

No hay discurso más de derechas que decir a una parte de la población que se olvide de pagar impuestos. ¿Os imagináis con qué espíritu afrontarán el pago de impuestos al encontrar un empleo todas esas personas que durante algún tiempo han sido "excluidas de la relación con Hacienda"? ¿No pensáis que buscarán todos los medios posibles para evitar el pago de impuestos? ¿Y no creéis que el mensaje es peligrosísimo para otra buena parte de la población que piensa (de forma injusta en la mayor parte de los casos pero lo piensa) que muchos/as parados/as viven del cuento y acumulan ingresos de la economía sumergida junto con el subsidio? ¿No pensáis que también éstos seguirán justificando la evasión fiscal y haciendo lo posible por reducir su contribución al mantenimiento de los servicios comunes?

Pagar impuestos no es una desgracia. Lo que es una desgracia y una injusticia es no tener con qué pagarlos o ver que mientras tú pagas otros/as que tienen mucho más que tú no contribuyen con lo que les corresponde. Ésa es la desgracia a la que tendría que hacer frente un partido que tenga algo de izquierdas. Lo que tendría que hacer el PSOE si quiere paliar la preocupación de las personas no es añadir otro motivo de discriminación a quienes lo pasan peor sino ofrecerles los recursos que les permitan vivir con dignidad, incluida en esa dignidad su contribución al sostenimiento de los servicios públicos. Lo que tendría que proponer el PSOE, o cualquier partido o institución sensible a las dificultades por las que atraviesan los/as ciudadanos/as, son medidas como las siguientes:

- Impulsar de verdad políticas de empleo que, por una parte, eviten la destrucción del mismo y, por otra, faciliten a las personas emprendedoras y a las PYMEs la puesta en marcha de nuevas actividades.
- Garantizar una renta básica digna a todas las personas.
- Incrementar y alargar significativamente en el tiempo el subsidio de desempleo. Y en relación con esto yo no tendría ningún problema en que las personas paradas aportaran, a cambio del subsidio, sus conocimientos y experiencia a enriquecer y ampliar la acción pública.
- Establecer un salario mínimo interprofesional que se acerque a los que tienen los países avanzados de Europa. (ver la comparativa)
- Asegurar a través de todos los medios (eliminación de SICAVs, incremento de la tarifa máxima del IRPF, aplicación contundente del impuesto de patrimonio incluyendo en el mismo las participaciones en empresas, prohibición de todo tipo de operaciones con paraísos fiscales, etc...) que las personas más ricas aportan proporcionalmente a su riqueza.

Todo lo demás no son sino populismos para querer arañar unos votos y continuar manteniendo adormecida a la población.