miércoles, 25 de noviembre de 2009

Me equivoqué con las sicavs

Hace un par de meses, en la parte final de una entrada dedicada a los impuestos, manifestaba mis dudas sobre la maldad de las SICAV. No sabía entonces que las grandes fortunas, probablemente asustadas por la posibilidad de que cambie la ventajosa fiscalidad de esos instrumentos, estaban retirando los fondos de los mismos. Y lo que tampoco sabía es que parecen existir fórmulas para que se puedan retirar las inversiones realizadas sin pasar por el fisco. No me acaba de quedar claro cómo afecta esto a los rendimientos obtenidos pero, visto lo visto, doy por hecho que existen formas para no pagar un euro de impuestos. Así que decididamente me sumo a quienes piden la revisión de la fiscalidad de las SICAV y animaría a los inspectores a seguir la pista de los fondos que están abandonando en la actualidad esos instrumentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dilo ahora o calla para siempre