sábado, 12 de septiembre de 2009

O suben los impuestos a los ricos o la montamos

Poco a poco (no sé si no llego un poco tarde) he ido conformando una opinión sobre lo de los impuestos, asuntillo que les trae de cabeza a los del PSOE desde mediados de agosto. Si es que parece que hasta han dormido mal pensando cómo dar la noticia sin darla. Los globos sonda, titubeos y mensajes subliminales que hemos tenido que aguantar... Total pa ná, ya lo veréis. Y es que yo les entiendo. No fue ni hace dos días cuando redujeron la tarifa máxima del IRPF y el impuesto de sociedades e hicieron desaparecer el impuesto del patrimonio. No fue ni hace dos días cuando sacaron de las manos de la inspección tributaria el control de las SICAV (que suena como a sicario ¿verdad?), esos pozos sin fondo pero con aberturas laterales (pa respirar dicen) que utilizan las grandes fortunas para que no se les vean mucho los michelines refajados de pasta.

Y claro, ahora tienen que dar marcha atrás. Tienen que dar marcha atrás porque no les queda otro remedio. Lo hacen porque están agobiados/as, pero muy, muy agobiados/as. La economía ladrillosa se les ha hecho barro y casi no les queda ni para sus sueldos y, oiga, con las cosas de comer no se juega. Porque de convencimiento nada, quede claro. Que ellas/os estaban bien contentas/os con eso del mercado que lo arregla todo y nos da siglos de felicidad. La cosa es que tienen que recular y no saben cómo hacerlo. Y yo que soy asín de solidario pues les voy a echar una mano que, entender no entiendo nada pero, total, tampoco ellos/as son unas lumbreras a la vista de los hechos.

El impuesto de sociedades no se puede ni tocar. Y digo yo: ¿por qué? ¿Acaso el impuesto de sociedades grava las pérdidas de las empresas que se encuentran en problemas? No. Lo que grava son los beneficios de las empresas que ahora ganan menos que antes. Por lo tanto, si siguen ganando dinero ¿por qué no aplicarles un impuesto que sirva para ayudar a las otras a situarse en mejores condiciones y evitar así la pérdida de puestos de trabajo?

El IRPF. Bueno, de esto no quiero ni hablar después de saber que dos terceras partes de los asalariados/as cobran menos de 1.100 euros brutos. ¿No es momento de recuperar una tarifa alta de, por lo menos un 50% (frente al 43% actual del Estado y el 45% en Euskadi), para sufragar los costes del subsidio de desempleo de quienes han perdido su trabajo? ¿No es momento de redistribuir? ¿A qué hay que esperar?

El impuesto sobre las rentas del capital, ese que nos cobran por los intereses de las cuentas y depósitos. ¿que hay que subirlo del 18% al 20% o al 22%? Pero, hombre, que con los tipos actuales no van a recaudar mucho más las administraciones públicas. ¿Por qué no hacemos de una vez lo que es justo: que las rentas del capital paguen lo mismo que las rentas del trabajo, incorporando aquéllas en la base imponible y aplicando la misma tafira a todas?

El impuesto del patrimonio. Sí, sí, ése que han hecho desparecer escondiendo su eliminación en una reforma con pretendida apariencia de progresismo, que tiene bemoles. ¿Qué va a pasar si lo reinstauramos? ¿Qué los/as ricos/as se llevarán sus inversiones a otros países? ¿Acaso los coches y yates de lujo que tienen son todos fabricados en España? ¿Que van a dejar vacante la finca con superpalacete cerca de la costa? Pues vaya problema: en un par de días la reparcelamos y hacemos 50 vpo y un parque público. Ah, y el patrimonio de las SICAV que sume también.

Y es que de lo último que quiero hablar es de las SICAV, que tienen un volumen de unos 25.000 millones de euros. Por varias cosas. En primer lugar, porque creo que no hemos manejado toda la información necesaria. Hay que saber que, aunque es cierto que los beneficios de las SICAV tributan al 1%, la retirada de fondos que pueden hacer sus propietarios sí tributan al 18%. En definitiva, que su funcionamiento formal no difiere prácticamente del de los fondos de inversión (volumen: 160.000 millones de euros), en el que sí tienen cantidades invertidas bastantes más personas: mientras no saques el dinero del fondo no tienes que pagar impuestos pero si lo sacas tienes que apoquinar el 18%. Por lo tanto, lo que se haga tiene que aplicar a SICAV y a fondos. Puede ser discutible si ese diferimiento en el pago de impuestos es razonable o no pero de lo que no cabe duda, como decía antes, es de que el 18% es totalmente insuficiente e injusto. Y otra cosa que puede estar sucediendo en las SICAV (no tengo datos pero creo que por ahí van parte de los tiros) es que destinen sus beneficios a adquirir bienes (muebles o inmuebles) para uso personal. Si sacas dinero pagas impuestos, pero ¿qué pasa si destinas los beneficios a comprarte un apartamento de lujo con supuesto fin de servicio a la gestión de la SICAV? Y, por cierto, ¿alguien está inspeccionando eso?

Bueno, pues ya veréis cómo no me hacen caso y lo que suben es el IVA y el impuesto del tabaco.

En definitiva, en mi opinión lo que está en juego es algo más que una simple subida de impuestos. Lo que está en juego es un modelo de Estado, como bien ha apuntado la presidencia sueca de la UE (de derechas, por cierto) con motivo de los bonus a los banqueros. En Europa se alcanzó un consenso (también reflejado en la constitución española) entre clases sociales para promover un determinado tipo de Estado, en el que los trabajadores renunciaban a la confrontación violenta y aceptaban la libertad de empresa a cambio de que se estableciera un sistema redistributivo que corrigiese los desmanes del mercado. Ya ha sido una tropelía bajar los impuestos cuando las cosas, supuestamente, iban viento en popa. Pero no subirlos y rechazar la necesaria redistribución cuando las cosas van mal no es aceptable. Y que no nos vengan a estas alturas con lecciones de economía éstos que han fracasado tan estrepitosamente con sus planteamientos ultraliberales, especialmente en España.

2 comentarios:

  1. Plas, plas, plas...

    Lo firmo, 100% de acuerdo, Javi. Gracias por poner por escrito lo que much@s pensamos.

    ResponderEliminar
  2. Yo que con esto de los impuestos me lío de lo lindo, agradezco mucho esta entrada, por lo menos me deja las cosas un poquito más claras...

    ResponderEliminar

Dilo ahora o calla para siempre