miércoles, 12 de mayo de 2010

Es el tiempo de la izquierda. Es el tiempo de la ciudadanía.

No esperaba del PSOE un plan de izquierdas para salir de la crisis pero que fuese tan de derechas de verdad que no lo imaginaba. Esta frase de Zapatero lo resume todo: "Es ahora cuando más lo necesitamos (el ajuste) para mantener entre nosotros a los inversores y mantener imagen de estabilidad." Pero ¿de qué imagen de estabilidad habla este hombre? La estabilidad la dan la cohesión social y el coraje de unos/as ciudadanos/as bien informados/as e ilusionados/as con un futuro mejor. Pero a Zapatero y al PSOE esto les importa un carajo. Su estabilidad es la de los ricos y su imagen la de los engaños. Ni siquiera es la de los inversores. Porque quien tiene dinero para invertir lo hace si la ciudadanía del país en el que piensa ubicarse está bien formada, tiene ganas de trabajar, mantiene la solidaridad interna y vive con ansia de futuro. Pero Zapatero y el PSOE nos han quitado todo eso hace tiempo. Justo desde el momento en que se echaron en manos de la banca y de las constructoras. ¿Habéis visto quiénes han recibido con aplausos este plan? Los empresarios, los bancos, el FMI (con su historia de destroza-países), ...


Zapatero no es un líder. Es un enterrador de ilusiones y de esperanzas. Y con ese espíritu no sale un país de una crisis.


Lamentable que el principal objeto del ajuste sean los/as funcionarios/as. A Zapatero sólo le falta decir: "lo vais a pagar ... por vagos/as". Ahondar en una imagen inmerecida para el 90% de esos/as trabajadores/as. Lamentable. Tan lamentable como cebarse en los/as pensionistas, parte débil de nuestra sociedad. Y, por si eso fuera poco, reducir la escasa aportación al desarrollo de países más pobres. Medidas de populismo de derechas. Eso sí; con esas medidas posiblemente el PSOE gane otra vez las elecciones. Le votarán los electores de derechas: los del PP, los del PNV. ¿Quién quiere a Rajoy teniendo a un Zapatero que aborrece al funcionariado y que reduce las aportaciones a "los de fuera"?


Mientras tanto, ni redistribución, ni innovación (que vaya a pedir ahora dinero la ministra Garmendia), ni formación ni nada. ¿Para cuándo la recuperación del impuesto del patrimonio? ¿Para cuándo la elevación de la tarifa máxima del impuesto de la renta? ¿Por qué subir un impuesto (el IVA) que perjudica especialmente a las clases medias y bajas? ¿Por qué sólo algunos/as tienen que apretarse el cinturón mientras otros/as siguen disfrutando de sus prebendas y de sus riquezas? ¿Es que no ha sido suficiente con los 4,5 millones de parados, con las 1,3 millones de familias en las que nadie trabaja, con el 40% de los/as jóvenes desempleados/as?


Además, ¿quién puede creer que una economía se reactiva subiendo el IVA y bajando el sueldo a los/as funcionarios/as? Eso no hará más que deprimir el consumo y la actividad. Consecuencia: al declive moral al que me refería antes se sumará el declive económico.


Hay otra forma de salir de la crisis. Desde la izquierda, desde la sintonía con quienes peor lo pasan, desde la solidaridad. Repartiendo el trabajo y permitiendo que cada persona realice su valiosa aportación. Distribuyendo más equitativamente la renta para que sea el conjunto de la población el que impulse la economía y no unos/as pocos/as que lo mismo están aquí que se llevan la pasta a un paraíso fiscal. ¿Ha demostrado alguien que un 10% de ricos/as hacen más economía que el restante 90% de la población? Invirtiendo en formación, en innovación. Haciendo apuestas de futuro. Pero el PSOE, el PP, PNV y CIU no están en eso. En el arco parlamentario sólo Izquierda Unida cree en la ciudadanía, en su capacidad de levantarse y luchar por su futuro. Sólo la izquierda, la izquierda he dicho, es capaz de liderar una recuperación integral.

NOTA POSTERIOR: no tenéis más que leer las reacciones de diferentes agentes que aparecen aquí publicadas para haceros una idea de lo que estamos hablando.

7 comentarios:

  1. De acuerdo en todo. Pero entiendo a Zapatero, si con lo que va callendo, los sindicatos solo se manifestaron (timidamente) por la edad de jubilación y los ciudadanos simplemente se alejan de las urnas, no tiene porque preocuparse del pueblo. Sabe que lo tiene domadito con sus psp, nintendos, ipods y productos chinos extra baratos.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, al no usar la vista previa, se me ha colado un "callendo" que me da una vergüenza horrorosa.
    Lo siento por el dolor de ojos colectivo.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo en casi todo... pero revisar (a la baja) el funcionarado no está de más. Para nada.
    Marlob

    ResponderEliminar
  4. Marta, tienes mucha razón. Lo de ayer es para montarla parda. Desgraciadamente, tenemos unos sindicatos muy domesticados. En otro caso, a estas horas de la tarde ya estarían las calles llenas de manifestantes. Lo digo yo que soy de CCOO de toda la vida.

    Marlob, no estoy de acuerdo contigo. Hay muchas/os funcionarias/os que realizan su trabajo ejemplarmente: por cercanía, puedo hablar de muchas/os profesoras/es que tratan de hacer lo mejor para su alumnado, cuyo sueldo no es para tirar cohetes ni mucho menos y a las/os que la sociedad apenas reconoce su esfuerzo. También tuve oportunidad de conocer a funcionarios/as competentes y trabajadores/as en el tiempo que estuve en el Gobierno. No creo que se merezcan que les reduzcan su salario. Y en todo caso, no más que los directivos de muchas empresas cuyos bonus hacen temblar a cualquiera. A éstos sí que hay que subirles los impuestos.

    ResponderEliminar
  5. Si lo uno no quita lo otro... (subir IRPF a las rentas más altas)
    Y sobre la profesionalidad de la mayoría de los funcionarios tampoco tengo nada que objetar. Estoy muy de acuerdo. Pero creo que es un buen momento para revisar otros muchos "privilegios" injustificados... así como la estructura de la Administración Pública en general.
    Y tiene delito que los sindicatos hayan estado más bien calladitos y ahora que tocan a los funcionarios se pongan las pilas. Uyyy si en realidad es por los pensionistas, seguro.

    ResponderEliminar
  6. Marlob, cuéntanos tu experiencia. Te escuchamos. ¿Cuántas ventanillas tuviste que recorrer en la última gestión administrativa?

    ResponderEliminar
  7. Me debo estar explicando fatal porque no estoy hablando de eso... de todas formas alucinarías vecina...
    Desde mi humilde experiencia profesional que me hace usuaria de unas cuantas ventanillas por la geografía española constato que en algunos sitios es de asustar. Pero no pienso entrar al trapo.
    Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar

Dilo ahora o calla para siempre