domingo, 24 de abril de 2016

Hablando de liderazgos políticos

Estoy bastante de acuerdo con los argumentos aquí expresados en relación con la posibilidad de que no se repitan elecciones... aunque evidentemente no tengo ni idea de qué es lo que va a pasar en los próximos días.
De todos modos, sí quisiera aprovechar este momento para hacer una reflexión sobre liderazgos. Los/as grandes líderes de la historia (y esto aplica a los/as líderes espirituales,a los/as grandes científicos, a los/as líderes políticos, etc...) no son personas que se hayan quedado en su casa esperando a ver qué pasa, esperando a que otros den un paso adelante. Son gente que han salido a la calle, que se han quedado a la intemperie, que han asumido riesgos, que han permanecido abiertos/as a lo nuevo. Sí, ciertamente tenían una visión del mundo, una sensibilidad para intuir las necesidades y esperanzas de la gente y un espíritu de anticipación que no tenían sus coetáneos, pero eso no era suficiente para evitarles el sufrimiento de no saber si estaban acertando. Las palabras de Jesucristo en la cruz, "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?", aunque posteriormente se transformen en alabanza y confianza, reflejan perfectamente esa situación.
Y ahora volvamos al panorama político español. ¿Qué líderes o lideresas veis? Rajoy ciertamente no. Si alguien "se ha quedado en casa", no solo ahora sino en toda su carrera política, es Mariano. Con esa actitud es posible que haya conseguido mantenerse en el puesto pero evidentemente no ha cautivado a la gente, no la ha ilusionado y no la ha llevado hacia cotas más altas. Rivera tampoco parece que pueda llegar a ser un gran líder ¿verdad? Yo le veo demasiado zascandil, tratando de liarlo todo en beneficio propio pero sin asumir ni el más mínimo riesgo. Aunque hay que reconocer a Albert que en esa búsqueda de beneficio propio es quien mejor lo ha hecho. Sánchez es, desde mi punto de vista, el menos líder de todos. Mi sensación es que no da un pasito sin pedir permiso a todo el mundo (explícitamente o auotcensurándose), leáse, Susana Díaz, los poderes económicos, ... Y cuando ha dado el paso adelante, lo vuelve para atrás. Pedro ha tenido una oportunidad de oro para liderar un gobierno diferente pero solo pensar que podría ser diferente le ha generado dolor de estómago. A Iglesias sí le veo madera de líder, aunque tiene que consolidarse. De todos, es a quien veo más conectado con la gente y quien ha mostrado mayor predisposición a asumir riesgos (el primero, iniciar negociaciones con el PSOE... que ya hemos visto a dónde han llevado...). La sonada irrupción de Podemos en la política española en tan corto periodo de tiempo (estamos hablando de solo 2 años) es buena prueba de ello. Si el resultado en escaños hubiera sido al revés (mayor número para Podemos que para el PSOE), a estas alturas ya tendríamos un gobierno de cambio liderado con generosidad por Pablo. Y por fin, Garzón. Su capacidad de conectar con la gente ha sido el flotador que ha salvado a IU de un naufragio seguro. Además, está jugando un papel bien arriesgado a lo interno de su formación. Alguien podría decir que los militantes del PCE son arriesgados y es cierto, lo son en su actitud personal ante la vida, pero absolutamente nada en lo que se refiere a sus convicciones. Y Alberto, a pesar de su juventud, está intentando modernizar a esos/as comunistas inamovibles. Le deseo mucha suerte por el bien de IU y por el bien de la gente normal que necesita a unas fuerzas de cambio con ideas nuevas.
Por cierto, después de este rollo ¿queda alguna mujer en la sala? Os necesitamos con urgencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dilo ahora o calla para siempre