viernes, 16 de abril de 2010

Pedarastia: ya va siendo hora de una respuesta más contundente por parte de la Iglesia

Lleva Benedicto XVI unos cuantos días presidiendo la portada de este blog y lo ha hecho con motivo (aparte de que ando poco escribiente) ya que la encíclica "Caritas in veritate" es realmente una aportación muy valiosa. Pero hasta aquí hemos llegado. Lo de los curas pederastas me tiene muy cabreado y no acabo de ver la respuesta adecuada de la jerarquía eclesiástica y tampoco del Papa, quien, como bien dice Hans Kung en su reciente carta a los obispos del mundo, ha perdido una oportunidad de oro el pasado Viernes Santo para entonar un mea culpa personal.

Y digo yo que lo del mea culpa es lo mínimo. Ya sé que tiempo atrás ese tipo de actos no tenían la misma relevancia que tienen hoy en día ni eran considerados de la misma manera, ya sé que se producían casos similares en otras organizaciones, ya sé que la cultura imperante en la sociedad, pero sobre todo en la Iglesia, hacía que ocultar esos hechos fuera una decisión aparentemente legítima. No en vano, la Iglesia se creía con la capacidad de disponer y aplicar una legislación paralela. Pero tan cierto como eso es que el daño causado a miles de personas, un daño que les ha acompañado durante toda su vida, es de la suficiente envergadura como para dejar pequeña cualquiera de esas posibles "justificaciones". Dicho de otro modo: independientemente del entorno cultural en el que esos hechos tuvieron lugar, cualquier persona con un mínimo de humanidad, por supuesto cualquier cristiano/a, debería haber reaccionado con una oposición firme a los mismos, que incluyera la denuncia de los pederastas ante la justicia.

Y ahora la pregunta es: ¿ocultó Benedicto XVI casos de pederastia bien siendo obispo o como responsable de la Congregación para la Fe? O dicho de otro modo, todos los casos que Joseph Ratzinger conoció ¿fueron denunciados ante las autoridades de cada país? Lógicamente, sólo conozco las referencias de la prensa pero me parecen bastantes y venidas de suficientemente variadas fuentes como para pensar que posiblemente el entonces cardenal Ratzinger sí pudo hacer más de lo que hizo para llevar ante la justicia los casos de pederastia que llegó a conocer. Pero supongamos que realmente hizo todo lo que debía desde esa perspectiva. En ese caso, y desde el puesto en que se encontraba, ¿no debería haber iniciado ya entonces un proceso de información a la opinión pública sobre unas prácticas tan indeseables con el fin de concienciar a toda la Iglesia para rechazarlas contundentemente y evitar que se repitieran?

Sea de un modo u otro me cuesta mucho creer que Benedicto XVI no haya tenido alguna responsabilidad de la que arrepentirse personalmente en esta materia. Por ello, creo que el mea culpa personal que pide Hans Kung está plenamente justificado. Al menos eso.

Es cierto que Benedicto XVI ha dado un paso importante en la condena de actos de pederastia en comparación con Juan Pablo II. Pero no me parece bastante. Leyendo la carta a la Iglesia de Irlanda, que es parte de un amplio repositorio de información sobre este asunto en la web del Vaticano, veo expresiones que van bien orientadas como ésta dirigida a las víctimas: "Es comprensible que os resulte difícil perdonar o reconciliaros con la Iglesia. En su nombre, expreso abiertamente la vergüenza y el remordimiento que sentimos todos." pero creo que no es suficiente. Además, pienso que esa carta expresa demasiadas veces la preocupación por la imagen de la Iglesia cuando debería haberse centrado exclusivamente en pedir perdón a las víctimas.

Por todo ello me uno a Hans Kung en la petición a Benedicto XVI para que pida perdón públicamente por las responsabilidades en las que pudiera haber incurrido en esta materia o, por lo menos, reconozca que no hizo lo suficiente. Aunque la verdad es que releyendo la carta del teólogo alemán a los obispos, me doy cuenta de que pasa de pedir nada al Papa porque no espera nada de él. Como yo todavía no he hecho el recorrido que él ha hecho, me quedo en la primera parte. Pero también digo que coincido con Hans Kung en bastantes de las cosas por las que pide la rebelión de los obispos. Mi duda a estas alturas es si no habrá llegado tarde la misiva, porque ¿a qué obispos anima Hans Kung a rebelarse?: ¿a Rouco, a Munilla, a Iceta? Jo, qué futuro.

(la foto es de Jomama1152)

1 comentario:

  1. http://www.noticiasdenavarra.com/2010/04/17/opinion/tribuna-abierta/proposito-de-la-enmienda

    ResponderEliminar

Dilo ahora o calla para siempre